Miércoles, 13 Abril 2016 07:13

Consideran a universitarios idiales para ser donadores voluntarios de sangre

Podrían salvar vidas y convertirse en héroes de muchas familias, además, la necesidad va en aumento, considera coordinador del programa “Regalo de Vida”

Hermosillo, Sonora.- La necesidad de tener a la mano uno o varios donadores de sangre es permanente, y por ello la Universidad de Sonora mantiene el compromiso de proveer información sobre este procedimiento, pero también de convertirse en proveedor de donadores, aseguró Antonio Rascón Careaga, coordinador del programa “Regalo de Vida”.

En el inicio de la Primera Jornada Motivacional de Donación Voluntaria de Sangre, el docente universitario aseguró que la necesidad de donar sangre en las instituciones de salud es tan grande que ya no es suficiente sólo promover campañas de donación.

“La Universidad siempre ha tenido una participación muy fuerte en el aporte de unidades de sangre en las instituciones de salud, pero la verdad es que los requerimientos se incrementan”, comentó al señalar que, dentro de la institución, la necesidad y requerimientos de sangre por parte de los empleados y sus familiares es muy grande.

“El compromiso de nosotros, como organismo, es proveer información, pero ahora también proveer donadores; la verdad es que nuestros donadores universitarios, nuestros jóvenes universitarios, son los donadores ideales para que se acerquen a las instituciones a donar, pero no podemos dejar por un lado a nuestros empleados, a nuestros profesores, a nuestros trabajadores”, advirtió.

Rascón Careaga dijo que afortunadamente hay muchas personas ‘en sintonía’ para promover no sólo la donación de sangre, sino también de órganos, y por ello consideró importante este tipo de eventos para multiplicar y aterrizar la información, pues “las necesidades son diarias y siempre están ahí”.

Guadalupe Valenzuela Moroyoqui, jefa del Área de Prestaciones de la máxima casa de estudios, inauguró el evento en nombre de la secretaria general administrativa, María Magdalena González Agramón, y destacó la importancia de rescatar y promover la información sobre la donación voluntaria de sangre entre la comunidad universitaria.

Donar sangre es un acto humanitario, es donar vida

Por su parte, al hablar a jóvenes universitarios sobre la necesidad de que haya cada vez más donadores de sangre, la académica Margarita Gastélum reiteró que donar sangre es un acto humanitario, es prevenir posibles emergencias y un acto comprometido, consideró

“La donación de sangre tiene que ser un acto comprometido: es dar amor, es dar alegría, es dar vida”, comentó al participar en la Primer Jornada Motivacional de Donación Altruista de Sangre.

En su plática, la trabajadora social dijo que donar sangre es muy sencillo, y los requisitos que se piden no se han establecido “para fastidiar”, sino para dar seguridad al donador y al paciente, receptor de esa sangre.

“Los demás requisitos son para garantizar la calidad de la sangre que se le da al paciente. Tenemos que estar cien por ciento seguros de la calidad de la sangre, porque todos queremos estar bien seguros de esa calidad”, apuntó.

Mencionó que para ser donante sólo se requiere tener entre 18 y 65 años, tener un peso de entre los 50 y los 110 kilogramos y un buen estado de salud. “Los demás requisitos --insistió--, son para garantizar la calidad de la sangre que se dona o que se recibe, y para su consideración está el personal médico”.

Añadió que hay que estar muy bien informados porque luego se manejan algunas ideas erróneas sobre la donación, sobre los procedimientos que no son reales, y como ejemplo subrayó que sólo se extrae una unidad (450 mililitros) por donador, que se recupera de manera natural unas cuantas horas después de la donación.

Expresó que la extracción significa menos del 10% del total de sangre que tiene el organismo, y se pueden hacer donaciones cada dos meses, sólo que el varón no puede hacerlo más de cuatro veces al año y una mujer sólo tres.

En la charla también participó María del Carmen González Pérez, jefa del Banco de Sangre del Hospital Ignacio Chávez, quien habló de la importancia de cambiar la idea en la gente para eliminar muchos tabúes y mitos que existen sobre la donación.

“Donadores sí hay, pero necesitamos tener mejor información sobre el proceso y lo que significa ser uno de ellos; un donador es un tesoro, y si no hay donadores, no habrá recursos para solventar las necesidades tan altas que se tienen en la ciudad”, advirtió.

Recordó que una unidad de sangre, menos de medio litro, puede salvar hasta cuatro vidas, por lo que reiteró la invitación para que quienes quieran convertirse en héroes salvando vidas como donadores voluntarios, se acerquen a los diferentes bancos de sangre.

El evento concluyó con lanzamiento al aire de decenas de globos en color rojo y blanco, como signo de compromiso hacia la campaña de donador voluntario entre los universitarios, mientras se escuchaban los acordes de las guitarras y voces de la Rondalla Femenil de la Unison.